Con luz propia

Con luz propia

Soy gallego. Desde siempre he vivido cerca de la costa y no podría entender mi vida sin el mar. Para mí el mar es una de las manifestaciones más majestuosas de la naturaleza, símbolo de pureza, fuerza y serenidad y portador de una belleza única. Hoy os voy a hablar de lo que probablemente suponga uno de los mejores espectáculos que nos ofrece.

Con luz propia 1

En esta ocasión vamos a hablar de un fenómeno difícil de apreciar en tierra firme pero para nada extraño en las inmensidades del océano, donde supone un herramienta básica de superviviencia. Hablamos de la bioluminiscencia.

Conocemos como bioluminiscencia al proceso que se da en los organismos vivos en el cual, por medio de una reacción química, se produce luz. La enzima luciferasa cataliza la oxidación de un sustrato de proteína luciferina, emitiéndose así luz. Estamos hablando de una reacción de quimioluminiscencia en la cual no se producen pérdidas de energía por calor, consiguiendo de esta forma una gran eficiencia.

La bioluminiscencia tiene muy variadas funciones: defensa, depredación, comunicación, reproducción…

Hongo Mycena lucentipes. Se conocen 65 especies de hongos bioluminiscentes . IMAGEN: ARIZONA STATE UNIVERSITY.

Hongo Mycena lucentipes. Se conocen 65 especies de hongos bioluminiscentes . IMAGEN: ARIZONA STATE UNIVERSITY.

Los hongos luminiscentes son un ejemplo terrestre de bioluminiscencia. Estos hongos aprovechan su capacidad de brillar en la oscuridad para atraer insectos que le ayudan a extender sus esporas y que además en numerosas ocasiones se alimentan de otros más pequeños, que depredan al hongo. Otro ejemplo de bioluminiscencia en tierra firme podrían ser las luciérnagas, cuyas habilidades en la penumbra son bien conocidas, o algunos escarabajos.

Lo cierto es que donde realmente abunda la bioluminiscencia es en el océano. En el abismo, en las tinieblas de las grandes profundidades, se esconden formas de vida que parecen llegadas de otro planeta, aproximadamente el 90% de las que conocemos tiene alguna capacidad bioluminiscente. Tenemos así toda clase de exóticos peces, moluscos, crustáceos, bacterias… que emiten luz en la oscuridad.

El calamar luciérnaga (Watasenia scintillans) emite luz por todo su cuerpo gracias a unos fotóforos especiales. Se cree que emplea esta luminiscencia para atraer presas y a la hora de cortejar a su pareja. IMAGEN: ANDREA ECHEVERRIA. WIKIMEDIA.

El calamar luciérnaga (Watasenia scintillans) emite luz por todo su cuerpo gracias a unos fotóforos especiales. Se cree que emplea esta luminiscencia para atraer presas y a la hora de cortejar a su pareja. IMAGEN: ANDREA ECHEVERRIA. WIKIMEDIA.

Sin embargo no tenemos que irnos a las grandes profundidades para encontrar bioluminiscencia. Uno de los fenómenos más bellos de la naturaleza se produce, en ciertas ocasiones, en nuestras playas de noche, y es debido a la proliferación de dinoflagelados en las aguas.

Los dinoflagelados (Pyrocystis fusiformis) son organismos vivos unicelulares en forma de huso lo suficientemente grandes para ser vistos sin microscopio (aproximadamente miden 1 mm de longitud). Cada célula posee pequeños centelladores que contienen químicos que reaccionan e irradian luz cuando el agua se agita a su alrededor como mecanismo de defensa.

Yo aún no he podido contemplar este indescriptible espectáculo al vivo, pero lo tengo pendiente en mi lista de cosas por hacer en mis vacaciones.  A continuación os dejo un maravilloso vídeo en el que se puede apreciar, acompañado además de buena música, para despedirme por hoy. Espero que os haya gustado mi aportación. Nos leemos pronto.