¡A tu salud!

¡A tu salud!

Hoy voy a hacer una incursión en la química para hablaros de un fenómeno relacionado con un perfecto digestivo después de una copiosa cena como lo es un buen Gin Tonic. Hablamos de fluorescencia y de quinina…

IMAGEN: FLICKR

IMAGEN: FLICKR.

Personalmente soy de Bombay Sapphire y Schweppes bien cargado de limón, pero más allá de hablar de mis gustos, hoy vamos a hablar de la química de un Gin Tonic. Los abstemios no deben sentirse discriminados, porque lo que nos interesa de veras en esta ocasión viene siendo la tónica.

Concretamente vamos a atender a la quinina. En cualquier botellín o lata de tónica se puede leer: “contiene quinina”. Pues bien, la quinina es un alcaloide tóxico, sí, tóxico, que se extrae de la corteza de especies de árboles tropicales del género Chinchona. El compuesto de agua carbonatada aromatizada con quinina que hoy en día conocemos como tónica fue en su día pensado para aliviar las fiebres y los escalofríos producidos por la malaria aprovechando sus propiedades antipiréticas, antipalúdicas y analgésicas. Hoy en día, la cantidad de quinina en la tónica comercial es meramente residual (ronda algo más de las 50 partes por millón) y debería preocuparte más una intoxicación etílica que una por quinina al consumir Gin Tonics.

Una característica muy peculiar de la quinina es su marcada fluorescencia. En primer lugar, decir que la fluorescencia es un fenómeno físico mediante el cual ciertas substancias absorben energía, a partir de luz ultravioleta y la emiten nuevamente en forma de luz visible y de un color característico (una longitud de onda determinada). Tiene lugar únicamente mientras perdura el estímulo que la provoca, a diferencia de la fosforescencia. Es decir, al desaparecer la irradiación, desaparece la emisión.

IMAGEN: FLICKR. FOTO 2: REUTERS.

IMAGEN: FLICKR. FOTO 2: REUTERS.

Por otra parte, la fosforescencia es un proceso más lento, se absorbe energía y se almacena para emitirla posteriormente en forma de luz o de otro tipo de radiación electromagnética. Las propiedades fosforescentes de substancias como el radio se utilizan por ejemplo en las manecillas de los relojes de aguja.

¿EL RELOJ OFICIAL DE METROS POR SEGUNDO?

¿EL RELOJ OFICIAL DE METROS POR SEGUNDO?

Cuando nos tomamos nuestro Gin Tonic en un local que tenga lámparas de luz negra, este absorberá radiación ultravioleta y potenciado por la acidez de los cítricos, emitirá luz visible de un tono azul eléctrico, como se aprecia en las fotografías que he ido insertando a lo largo del artículo.

Por otra parte, decir que la fosforescencia no es ni muchísimo menos una propiedad exclusiva de la quinina, todo lo contrario, es muy común y se manifiesta en muy variadas substancias.

Por poner un ejemplo divertido, si por casualidad en los locales de ocio nocturnos empezaran a dar plátanos maduros, estos también irradiarían fluorescencia, producida por los productos resultantes de la degradación de la clorofila, que le brinda ese color verde antes de su maduración. En la imagen siguiente podemos apreciar una comparativa entre plátanos verdes y maduros puestos bajo luz negra, ¿cuáles dirías que son los maduros?

IMAGEN: RCA.

IMAGEN: RSC.

Pues te has equivocado. Contrario a lo que dicta tu intuición, los visualmente más similares a los que bajo luz natural son los maduros son en realidad los que aún están verdes. Los maduros son los que emiten esa luz azul más clara.

Y hasta aquí con mi aportación de hoy. Espero que haya sido de vuestro agrado. De lo que estoy seguro es de haberos concedido un buen tema de conversación para la próxima vez que vayáis a una discoteca y pidáis un Gin Tonic. Saludos.